A ti luchadora incansable…

La Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias, la Sra. Dubravka Šimonović, en una declaración reciente el 27 de marzo de 2020 dijo que los esfuerzos para hacer frente a la actual crisis de salud podrían conducir a un aumento de la violencia doméstica contra las mujeres.

Para el 16 de abril del presente año el periódico “El Economista” reportó en una nota, que la violencia intrafamiliar en México en tiempos del COVID-19 había incrementado un 120%, 9 de cada 10 personas que son violentadas en el hogar son de mujeres, y 1 de cada 4 es testigo de otras mujeres violentadas. El 66% es por violencia física y 22% por violencia psicoemocional. Los datos fueron aportados a la Secretaría de Gobernación por parte del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Por su parte, el representante del servicio de atención 911, Oscar Laguna, presentó cifras del comportamiento de llamadas en el país y detalló que el horario en el que se dispara la incidencia de llamadas de auxilio abarca de las 18:00 a las 04:00 de la mañana.

¿Pero que debemos entender por violencia intrafamiliar? ¿Cuáles son los tipos de esta violencia? Y ¿Cómo podemos hacerle frente? Te lo explico en los siguientes párrafos.

Violencia Intrafamiliar es todo tipo de abuso que ejerce un miembro de la familia hacia otro, puede ser generada por uno de los padres, los hijos o la pareja. Pero para que sea considerada violencia intrafamiliar debe ser una actitud violenta repetitiva y no un hecho aislado.

La violencia intrafamiliar puede ser de varios tipos:

Física: que incluye aventones, apretones, golpes, sujetar, encierros no voluntarios, etc. Es el tipo de violencia más fácil de reconocer por las huellas físicas que deja.

Psicológica: amenazas, insultos, chantajes, manipulaciones o descalificación que tiene como principal objetivo generar miedo y culpa para así lograr someter a la víctima. Este es el tipo de violencia más difícil de reconocer y sancionar, ya que no se puede observar a simple vista.

Sexual: cualquier acto de tocamiento, presión o acto involuntario en el ámbito sexual.

Económica: el privar de los servicios básicos hacia una persona, retirar el sustento, o bien el quitar los bienes de la víctima.

Para poder frenar o prevenir esta problemática es importante considerar las siguientes recomendaciones:

  1. No minimices los actos de violencia ni los justifiques.
  2. Acepta que vives violencia y deja que tus familiares y amigos se enteren de la situación para que generes una red de apoyo.
  3. Ser víctima de violencia no te hace más débil o menos capaz, permanecer en ella te lo hará creer cada día.
  4. Solicita ayuda profesional, ninguna persona que ha vivido violencia queda sin trauma, acepta y trabaja para superarlo.
  5. Date cuenta que eres más fuerte de lo que crees pues puedes soportar sacar adelante situaciones muy adversas como ésta.
  6. Nunca permitas que te culpen por recibir violencia, muchas veces permaneciste callada por vergüenza o por miedo, y tienes toda la razón del mundo en sentir miedo pues alguien está violentándote y generando sufrimiento en ti.
  7. Si es la primea vez que te ocurre establece límites claros y no des una segunda oportunidad si el agresor no atiende profesionalmente su problema de ejercer violencia.
  8. Actúa antes de que lleguen los golpes, si ya recibes violencia de otro tipo ten en cuenta que va a escalar y se hará cada día peor.
  9. La violencia incluye una etapa de tensión, una de explosión y una de reconciliación, permanece atenta y no caigas en el cuento de que solo fue una vez y que ya no va a volver a pasar.

Ni una pandemia, ni un problema psicológico o psiquiátrico justifica que vivas violencia. Nadie tiene derecho a lastimarte y tú tienes el poder de decir basta.

 

Mtro. Carlos Alberto Martín Mosqueda

Psicoterapeuta, Docente y Supervisor Clínico